• EL ENFOQUE

Sin campo no hay ciudad: mujeres protagonistas del Cauca

* En Colombia el 61% de los productores rurales son pequeños, el 6% pertenecen a una asociación y solo el 24% reportan haber recibido asistencia técnica. Por eso desde 2008 la Fundación Alpina ha trabajado en 56 municipios con el objetivo de promover la inclusión y el desarrollo rural.

* El laboratorio social de la Fundación Alpina tiene como propósito afrontar retos complejos del desarrollo rural en Colombia con la participación activa de diferentes actores: comunidades, sector público, academia, empresas, organismos internacionales, entre otros.

* Las fase 1 del proyecto “Autonomía Económica de las Mujeres Rurales del Cauca” permitió que las mujeres aumentaran sus ingresos en un 110% y la fase 2 sigue contribuyendo al empoderamiento económico y social de más de 400 mujeres rurales del Cauca a través de la puesta en marcha y el fortalecimiento de diferentes agro negocios.


Sin campo no hay ciudad: mujeres protagonistas del Cauca

Colombia el 61% de los productores rurales son pequeños, el 6% pertenecen a una asociación y sólo el 24% reportan haber recibido asistencia técnica. Por eso, la Fundación Alpina inició su trabajo como laboratorio social para la inclusión y la productividad rural sostenible desde 2008 por medio de iniciativas que incluyen la promoción de la equidad de género.

En este sentido, “Autonomía Económica de las Mujeres Rurales del Cauca” es uno de los proyectos más recientes que en su fase 1 logró que las mujeres de 5 municipios del Cauca aumentaran sus ingresos en un 110% y que el 100% de las involucradas desarrollaran competencias en el área técnica y productiva. En su fase 2 el proyecto sigue contribuyendo al empoderamiento económico y social de más de 400 mujeres rurales del Cauca (entre las que se encuentran 40 mentoras) desde la puesta en marcha y el fortalecimiento de diferentes agro negocios.

“En la Fundación Alpina identificamos y afrontamos retos del desarrollo rural en Colombia con la participación activa de diferentes actores: comunidades, sector público, academia, empresas, organismos internacionales, entre otros. Más allá de los proyectos nuestro gran propósito es transformar la vida de las familias del sector rural y nuestra labor en el Cauca nos ha permitido ver grandes capacidades en las mujeres que esperamos seguir fortaleciendo” comentó Camila Aguilar, Directora Ejecutiva de la Fundación Alpina.

Uno de los casos del proyecto es el de Rubiela Meneses quien creció en zona rural con sus papás y sus 7 hermanos. Con 53 años, Rubiela vive en el corregimiento de los Mercaderes con su esposo Gilmer y su hijo Luis Felipe, quien actualmente estudia Ingeniería Agropecuaria en la Universidad del Cauca. Para Rubiela: “las mujeres rurales tenemos que batallar con el machismo del campo porque muchos creen que debemos ser calladas pero somos batalladoras, trabajadoras y podemos capacitarnos. Como familia nos esforzamos en cada jornada que empieza a las 4:30 am y termina muy tarde en la noche”.

Anteriormente, en el Cauca se implementaban proyectos productivos sin resultados por la ausencia de asistencia técnica. En el hogar de Rubiela se buscó hacer unos lagos para piscicultura, sin embargo, al cabo de un tiempo desistieron dado que no contaban con el conocimiento necesario para su manejo. “Ahora con el apoyo de la Fundación Alpina, tenemos charlas con psicológicos, técnicos y facilitadores que nos enseñan cómo hacer las actividades del campo. Nosotros siempre trabajamos con las uñas porque cuando sembramos todo está muy caro, pero cuando sacamos los productos todo está muy barato. Por eso mi hijo estudia ingeniería agropecuaria para que también nos guíen en proyectos productivos que demuestren que sin campo no hay ciudad” dice Rubiela.

Rubiela comenta que su mayor orgullo es tener una familia honesta que se preocupa por los demás y que en 5 años espera tener un negocio propio con el que pueda generar mayor comodidad en las comunidades rurales. Además, espera que las futuras generaciones sigan orgullosos de trabajar el campo y puedan aportar en la creación de nuevas iniciativas que mejoren la calidad de vida de los campesinos.