• Juan K LiBre

El vino blanco no se va en blanco

En Colombia en el 2020, el año de los confinamientos y la pandemia, se incrementó el consumo de vino blanco en un 35 %. Exploramos las razones de este auge con expertos enólogos y sommeliers que estuvieron en Medellín durante las catas a ciegas de Expovinos, feria que se realiza del 21 al 31 de octubre en las tiendas Éxito y Carulla del país, y en los sitios web www.expovinos.com.co , www.exito.com/expovinos y www.carulla.com/expovinos

El vino blanco no se va en blanco

Entre aficionados al vino no es raro oír la famosa frase “El mejor blanco es un tinto” para indicar la superioridad de los vinos tintos sobre los blancos. Pese a esa frase, sin asidero en la realidad porque existen blancos de altísima calidad, la tendencia en Colombia apunta hacia un crecimiento del consumo del vino blanco.


En Colombia, según cifras del Grupo Éxito, el mayor vendedor de vino del país, se registró en 2020 un aumento del 35% en el consumo de vinos blancos respecto a 2019. Carolina Cardona Echeverri, directora de Expovinos, explica que,Durante el confinamiento, en medio de la pandemia por el coronavirus, se incrementó el consumo de bebidas, incluyendo el vino. El aumento de los blancos obedeció a cambios de hábitos que se dieron con la gente en casa, lejos de restaurantes, comidas en grupo y reuniones sociales. Las personas optaron por el vino blanco por ser una opción ligera, agradable y versátil”.

En Colombia los vinos blancos ocupan el segundo lugar de preferencia con un 18%, detrás del tintos (60%), y seguidos por espumosos y rosados (7%). El Grupo Éxito tiene 290 referencias de vino blanco provenientes de Chile, España, Argentina, Italia, Colombia, Francia, Alemania, Estados Unidos, México y Australia, en ese orden de importancia. El 83% de las ventas de blancos se lo reparten botellas de Chile, España y Argentina en el rango entre 20 mil y 80 mil pesos. Por cepas, la venta de blancos en el Grupo Éxito se distribuye en Sauvignon Blanc (39%,) Chardonnay (24%), Verdejo (10%), y Tempranillo Blanc (6%), cepas que constituyen el 79% de las ventas. Y las ciudades que más consumen vino blanco son Bogotá, Medellín, y Costa Caribe (Barranquilla, Cartagena y Santa Marta).

Razones para acertar en el blanco

Las diferencias entre el vino blanco y el tinto radican en que para elaborar tintos se usa la piel de la uva, mientras que esta piel se prescinde en la elaboración de los blancos. Otra diferencia es el porcentaje que ambos vinos contienen de alcohol. Los blancos cuentan entre 10 a 13 grados, mientras que los tintos están entre 13 y 15 grados. Esta menor cantidad de alcohol hace de los blancos sean más ligeros y suaves respecto a los tintos. Los tintos contienen taninos, sustancia que se encuentra en las pieles y las semillas de las uvas. Los taninos tienen en algunos casos relación con el dolor de cabeza y resaca, si se bebe en exceso, que experimentan algunas personas al beber vinos tintos.

Los blancos preferidos por los expertos

Aprovechando su presencia en Medellín durante las catas ciegas de Expovinos, quisimos preguntarles a expertos sommeliers y enólogos sobre sus explicaciones del aumento del consumo de vino blanco en Colombia y sobre su vino blanco favorito.

Según el sommelier colombiano José Rafael Arango el repunte del vino blanco obedece, “a que la gente ha empezado a entender que en él hay acidez, que es ligero y fácil de tomar y que hay una amplia variedad, mucho más allá de las eternas cepas Sauvignon Blanc y Chardonnay, existen uvas Viognier, Albariño y Verdejo. Y en la variedad está el placer”. Sobre su vino blanco favorito opina que, “en el mundo existen dos equipos: Sauvignon Blanc y Chardonnay que es como Real Madrid y Barcelona. Soy hincha del Sauvignon Blanc, me parece su acidez perfecta, es refrescante, tiene muchas combinaciones con la comida, pero también se puede beber solo”.

Xavier Casal, productor y enólogo francés piensa que las razones del crecimiento del vino blanco en Colombia se explican, “porque los vinos blancos son más fáciles de beber que los vinos tintos, porque los prefieren los jóvenes y las mujeres y por ser más apropiados para climas tropicales como el de Colombia”. Duda a la hora de elegir su vino blanco preferido, pero escoge el Verdejo de Rueda, una zona de la región de Castilla en España por ser afrutado y fácil de beber.

Para la sommelier chilena Mariana Martínez es una buena noticia el avance del vino blanco en Colombia. “En el mundo del vino se dan cambios cíclicos. En los años ochenta se consumía más vinos blancos, pero después supimos que los polifenoles de los tintos eran buenos para la salud, y estos se pusieron de moda. Ahora la tendencia son los blancos por su menor nivel de alcohol. Para mi tiene sentido su crecimiento en Colombia por el tema climático, ya que son refrescantes”. Ante la pregunta sobre su vino blanco favorito da el ejemplo de qué diría una madre, si le preguntaran cuál es su hijo favorito. “Me encantan los vinos frescos y cítricos como los Sauvignon Blanc chilenos, los Chardonnay y los Riesling. Invitación a los colombianos a que exploren los vinos blancos”.

El español Miguel Martínez es profesor de ‘Sumillería y bebidas’ en el curso de gastronomía en la Universidad de la Sabana. Para él este incremento en el consumo del vino blanco no es solo en Colombia, sino también se está dando en el mundo. “La gente está cambiando sus hábitos alimenticios y prefiere una dieta equilibrada con menos grasa y más vegetales y frutas. Para estos nuevos platos el acompañante ideal es más un vino blanco que un tinto. Y otra razón del auge del vino blanco en Colombia es su versatilidad para maridar con muchos platos, y por ser ligero y refrescante”. Su favorito es el Borgoña blanco, hecho con uvas Chardonnay.

El colombiano, Juan Rincón, miembro de la Federación Internacional de Periodistas y Escritores del Vino, señala que el aumento del consumo de vino blanco en Colombia se fundamenta en que “la gente durante la pandemia prefirió beber en casa vinos blancos por su menor contenido de alcohol y su versatilidad para acompañar distintos tipos de comida como pastas, pescados, mariscos y carnes blancas”. Su vino favorito es el Assyrtiko, vino de la isla de Santorini en Grecia. “El Assyrtiko proviene de vides que crecen en terrenos de rocas volcánicas, tiene aromas a flores y sabores minerales. Es un vino en vía de extinción pues el turismo y la urbanización están acabando con los viñedos”.

Los colombianos han elegido el vino blanco por varias razones: por su versatilidad para acompañar diversos platos desde ensaladas hasta pescados y mariscos, pasando por pastas, quesos y postres, por ser ligero y refrescante para una tarde soleada en una finca al lado de la piscina, o en la playa y para beber con amigos o con la pareja. Siempre habrá un motivo y un momento para beber, disfrutar y brindar con un vino blanco.