• EL ENFOQUE

El lugar de trabajo, el mejor sitio para encontrar amantes

Según Gleeden, el 33% de las mujeres infieles ha encontrado a su amante en el ámbito laboral.

La cuarentena estricta en Colombia llegó a su fin y, si “la nueva normalidad” lo permite, la rutina se apoderará de nuestras vidas: trabajo, horarios, etc. Después del paréntesis de un poco más de cinco meses es hora de ponerse al día con los compañeros sobre las anécdotas, los dramas, las tareas y… ¡los encuentros! Aunque habrá que ver si el aumento del teletrabajo hace disminuir o eliminar las aventuras en la oficina.

El lugar de trabajo, el mejor sitio para encontrar amantes

Según un estudio sobre la infidelidad femenina, realizado por el instituto de estudios de opinión francés IFOP* para Gleeden, la plataforma de encuentros extraconyugales pensada por y para mujeres, la infidelidad femenina podrían ser la más beneficiada con el regreso a las oficinas, ya que en el ámbito laboral es donde las mujeres tienen más facilidad para conseguir un amante.

Según este estudio, las infieles encuentran a su amante, mayoritariamente, en el lugar de trabajo o en actividades relacionadas con él: un 33%, con relación a otras mujeres. Al parecer, la imaginación juega un rol muy importante a la hora de tener una aventura en el trabajo, ya sea porque en nuestra cultura el coqueteo está muy arraigado y nos parece el pan de cada día, o porque pasamos más horas en el trabajo que en casa, la cuestión es que, según ese mismo estudio, hasta el 61% de las encuestadas han sido infieles psicológicamente y un 39% ha cometido una infidelidad virtual. Es decir, que fantasear con el compañero de marketing que siempre te encuentras en la máquina de café e incluso intercambiar con él algún mensaje más “calentito” nos parece bastante “normal”.


Y es que, por lo general, las mujeres colombianas se caracterizan por tener una personalidad más abierta y jovial, y eso también se podría manifestar en el lugar de trabajo, ya que es uno de los espacios donde más horas al día pasamos y donde, al contrario del resto, los compañeros a menudo se convierten en amigos y, en algunos casos, como demuestra el estudio, hasta en amantes.