• Juan K LiBre

Anorgasmia, el lado no tan conocido del uso de juguetes sexuales

Durante la pandemia, Colombia aumentó la compra y el uso de juguetes sexuales, sobre todo en los momentos de cuarentenas estrictas. En línea con lo anterior, las mujeres representan cerca del 70% de los compradores de estos elementos en el territorio nacional, razón suficiente para preguntarse si existe algún efecto derivado del uso de estos consoladores y/o aparatos de este tipo.

Anorgasmia, el lado no tan conocido del uso de juguetes sexuales

De acuerdo con la sexóloga Laia Cadens, quien hace parte del equipo de expertos de la plataforma de encuentros extraconyugales Gleeden, “la anorgasmia es una incapacidad persistente de experimentar un orgasmo a pesar de tener excitación y deseo sexual”, además, señala que algunas de las causas de esta disfunción sexual se enmarcan en lo psicológico; “las más comunes son la ansiedad, la depresión, el estrés, las creencias religiosas, la vergüenza, la dificultad de disfrutar del sexo como consecuencia de abusos sexuales o la falta de permisos de darse al placer. Adicional, la poca comunicación entre la pareja, también puede considerarse como un precedente, ya que puede desembocar una inadecuada estimulación sexual”.


Sumado a lo anterior, el creciente mercado por los juguetes sexuales en Colombia, ha desencadenado que estos elementos sean considerados como otro de los causantes de la anorgasmia, sin embargo, esto depende de la frecuencia y la manera cómo se utilicen “Últimamente en consulta viene siendo frecuente anorgasmias de tipo secundario provocadas por el uso continuado de succionadores de clítoris que alteran la consecución del orgasmo en pareja”.


Laia también señaló que “Ha surgido un boom muy fuerte alrededor del uso del satisfyer, ya que muchas de las mujeres tienen mejores orgasmos. La intensidad con el que este aparato estimula, provoca una activación del mecanismo de recompensa más inmediato que el que se puede obtener en las relaciones sexuales, es desde este punto, en donde se establece una conducta continuada y recurrente del uso de los juguetes sexuales, que cada vez se irá condicionando más”, compartió la especialista.


Entonces, ¿cómo deben ser usados estos juguetes sexuales? La recomendación de la experta es tener un uso moderado y siempre complementario a las relaciones sexuales; estos deben ser parte más no los protagonistas en el placer femenino, ya que esto evitará el desarrollo de una disfunción sexual futura.


Si usted no es de los que usa juguetes sexuales para aumentar el placer y el erotismo con su pareja o amante, también están los geles, lubricantes y la imaginación. Pensar en otros escenarios para un encuentro sexual pueden llevar a un aumento de la satisfacción sexual suya y de su pareja.