top of page
  • Foto del escritorJuan K LiBre

Un llamado a la acción: recomendaciones claves para la salvaguarda de la Amazonía

En tiempos donde la preservación de la riqueza natural y cultural de la Amazonía es fundamental por albergar una biodiversidad única en el mundo, con miles de especies de plantas y animales, se logra contribuir en la conservación del ecosistema con la estabilidad del clima global y a la provisión de servicios ecosistémicos vitales, como la regulación del ciclo del agua y la captura de carbono.



Conforme a ello, la preservación de la Amazonía no solo protege su biodiversidad, sino también los derechos y la autonomía de estos espacios, la mitigación del cambio climático y el respeto a la diversidad cultural. Su protección es una responsabilidad compartida que impacta no solo en la región amazónica, sino en todo el mundo.


Según cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, la Amazonía cubre el 6% de la superficie del planeta y ocupa el 40% del territorio de América Latina y el Caribe. Sus ríos descargan aproximadamente el 20% del agua dulce del mundo en los océanos y su cuenca tiene 25 mil kilómetros de ríos navegables.


Por esta razón, Susan Margarita Benavides, vicerrectora de Investigación y Extensión de la Universidad América en su más reciente aporte publicado en DiploAmazonía “Prieto, J., Cumba García, L., Echeverria-King, L., Benavides, S., Alarcón, C. (2024). Recomendaciones de una estrategia de diplomacia científica para la Amazonía. Instituto Interamericano para la Investigación del Cambio Global & DiploCientífica. DOI 10.5281/zenodo.10695011” expone un llamado a la acción con ideas claves que dan a conocer una estrategia de Diplomacia Científica para la salvaguarda de la Amazonía.


Recomendaciones para promover y ejecutar la conservación

* Cooperación transdisciplinaria científica y académica: para promover la sostenibilidad y conservación de la Amazonía, es crucial fomentar la investigación transdisciplinaria con la participación activa de entidades y comunidades amazónicas. Asimismo, es fundamental establecer una estrategia de financiamiento que articule fondos de los países amazónicos y cree mecanismos para canalizar recursos de otros donantes, garantizando la viabilidad a largo plazo de iniciativas de conservación y desarrollo sostenible en la Amazonía.

* Fortalecimiento de una plataforma de monitoreo conjunto: es esencial fortalecer los esfuerzos actuales en el mapeo de organizaciones y capacidades científicas involucradas en esta labor. En línea con esta apuesta, la adopción de sistemas unificados y estandarizados para el reporte de información facilitará la recopilación y análisis de datos de manera más eficiente y coherente. Además, la creación de una estrategia de diplomacia para la ciencia será fundamental para apoyar la operatividad del Observatorio Regional Amazónico (ORA), fortaleciendo la colaboración entre actores clave y optimizando la continuidad de las iniciativas de monitoreo en la región.

* Creación de un Science-Policy Hub: el fortalecimiento de la gobernanza y la toma de decisiones en la Amazonía, es fundamental para crear un repositorio que recopile y sistematice las políticas públicas a nivel internacional, nacional y territorial relacionadas con la región. Además, el desarrollo de programas de asesoría científica permitirá contar con el respaldo necesario para diseñar e implementar políticas públicas efectivas y basadas en evidencia en la zona.

* Desarrollo de capacidades para la diplomacia científica: es crucial implementar programas de capacitación especializados con relación entre la comunidad académica, los funcionarios y los pueblos indígenas en la Amazonía. Esto incluye la formación en diplomacia y divulgación científica para que la academia pueda influir de manera efectiva en la política. Asimismo, ofrecer formación especializada a los funcionarios en la aplicación de ciencia y sabiduría tradicional les permitirá tomar decisiones informadas y contextualizadas.

En conclusión, promover y ejecutar la conservación para la salvaguarda de la Amazonía debe ser una forma de asumir un papel activo en la construcción de nuestro destino. Para ello se requiere tomar medidas proactivas y deliberadas que refuercen el trabajo hacia la consolidación de metas y aspiraciones, en pro de crear un futuro que refleje acciones y decisiones presentes. Por otro lado, habilitar a los pueblos indígenas en la gestión de proyectos en un vínculo irrestricto con el liderazgo de extensiones universitarias con enfoque en conocimientos ancestrales promoverá la inclusión y valoración de sus saberes en la toma de decisiones y la gestión de proyectos en la región amazónica.

Comments