• EL ENFOQUE

"No hay mal que dure una vida" es lo nuevo de Lika Nova

El segundo álbum de estudio de la banda colombiana llega con un sonido más maduro y muestra la nueva faceta artística de la banda.

Basados en la premisa: “Bailar es el acto más subversivo contra la tristeza”, las canciones de “No Hay Mal Que Dure Una Vida” hablan sobre momentos difíciles por los que puede atravesar una persona: El amor, las relaciones y las declaraciones que no se dan, hacen parte de las temáticas tratadas en el disco, sin embargo, se inspiran en enfrentarse a estos momentos, en bailar y disfrutar el fluir de la vida, son “Sonidos felices para momentos no tan felices”.


Ha sido un proceso de descubrimiento para la banda. Los horizontes creativos se ampliaron un montón y no queda sino seguir recorriendo esta puerta que se abre en este disco para el futuro cercano y la nueva música. En definitiva marca un antes y un después para el sonido de la banda.” – Josue Rodriguez, baterista de Lika Nova.


“No Hay Mal Que Dure Una Vida” suena a muchas experiencias emotivas y a veces duras de afrontar enmarcadas en una estética muy rítmica, fiestera y enérgica. El entramado instrumental contrasta con las temáticas mas sensibles e intimas de las canciones, viajando de sonidos alegres y energéticos a otras más oscuras y electrónicas, llegando a lo simple de las canciones acústicas.


El disco fue producido por Pedro Rovetto en Estudio Naranja. Mezclado por él y masterizado por Camilo Silva. Asistentes de grabación Paula Peña y Antonio Suarez. Las dos colaboraciones (Pilar Cabrera y Naïa Valdez) fueron mezcladas y masterizadas por Tomás Suarez y Juan Camilo Rivas.


"Nunca había grabado guitarras para un proyecto diferente al mío... Una cosa que sentí ese día y también descubrimos todos juntos, es que mi voz y la de Luis suenan muy bien juntas. También es precioso poder compartir con todos ellos, son lo máximo (yo los amo). Todavía escucho la canción en muchos de mis días. Soy una fan. REAL. Ciento por ciento" Comenta Pilar Cabrera.