• EL ENFOQUE

La tecnología “contactless" más allá de los pagos

Evitar el contacto entre personas se ha convertido en una de las claves más importantes para enfrentar la pandemia por el Covid-19. La tecnología "contactless" busca realizar intercambios comerciales con cero o un mínimo contacto entre personas de principio a fin.

El comercio electrónico se ha convertido en una alternativa para evitar acudir a lugares con alto flujo de personas, que representan potenciales focos de contagio. Sin embargo, a pesar de que el riesgo de exposición es mucho menor en esta modalidad (versus el comercio presencial), el sector en su conjunto ha debido introducir o adelantar importantes transformaciones que permitan cuidar a la población. Es aquí donde el "contactless", o sin contacto, cobra mayor relevancia.


Según Sebastián Ojeda, CEO de Beetrack, empresa que desarrolla soluciones tecnológicas para el sector logístico, "el contactless está presente, en dos momentos fundamentales: en el pago y en el despacho de un producto. Su desarrollo ha adquirido cada vez más relevancia, sobre todo, ante la fuerza del virus, que aún no decae y que muestra rebrotes en distintos países."


En torno al pago, el uso de tarjetas contactless se disparó desde marzo hasta la actualidad. De acuerdo con un estudio elaborado por Visa en América Latina y el Caribe, desde el comienzo del brote, se evidenció un alza en el uso de billeteras digitales y pagos P2P, al punto de convertirse en los métodos preferidos por los usuarios (12% y 30%, respectivamente). Asimismo, el sondeo arrojó que se triplicaron las tarjetas contactless en el último año.


Con respecto a los despachos, la situación ha generado que los vehículos autónomos o no tripulados hayan dejado de verse como extravagancias. Hoy son iniciativas que han resultado efectivas para limitar el contacto físico entre repartidores y clientes finales, así como también para acceder y abastecer zonas en las que hay alto riesgo de contagio, como ocurrió en Wuhan, China, y los robots no tripulados de JD.com.


Ojeda señala que otra acción "contactless" que ha resultado efectiva en los últimos meses es el reemplazo de las guías de despacho en el proceso de entrega, y de cualquier otra documentación en papel, así como de la clásica firma de puño y letra para dar cuenta de que el producto llegó a su destino. Por ejemplo, desde Beetrack la confirmación de entrega contactless se puede hacer a través de un código QR, el cual debe ser escaneado por el cliente con la cámara de su celular, aún sin tener acceso a la Internet.


Adicionalmente, la pandemia ha provocado un aumento de la interacción entre cliente final y servicios de despacho por medio de mensajes instantáneos, para que el momento de encuentro presencial entre ambas partes sea mínimo o inexistente.