top of page
  • Foto del escritorJuan K LiBre

Conozca algunos de los mitos sobre los productos cosméticos

La Decisión Andina 833 de 2018 define los productos cosméticos como toda sustancia o formulación destinada a ser puesta en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar o mejorar su aspecto. Estos artículos hacen parte de la cotidianidad de todos y son fundamentales para las actividades de higiene, cuidado, belleza y hasta bienestar.

Según la guía para el uso adecuado de productos cosméticos publicada por el Invima, esta categoría abarca la mayoría productos que se usan a diario, como el jabón, gel de baño, champú, crema dental, espuma de afeitar, crema hidratante, protectores solares, desodorantes, productos para maquillaje, etc. “Aunque los cosméticos son de uso diario, normalmente hay varios mitos alrededor de estos, por eso buscamos aclarar algunas creencias alrededor de estos productos y su uso adecuado” afirma Yeili Rangel, directora de la Cámara de la Industria Cosmética y el Aseo de la ANDI.

Conozca algunos de los mitos sobre los productos cosméticos

Mitos falsos:

Solo debe desechar un producto cuando haya vencido. El cambio de color o textura en un producto cosmético es indicador de que se encuentra en mal estado o vencido; es importante considerar que no todos los productos cuentan con una fecha de caducidad en los empaques y que estos cambios no solo se generan una vez alcanzada la fecha de vencimiento, sino que pueden presentarse por mal uso o almacenamiento en un lugar inadecuado. Si se observan estos cambios, se recomienda desechar el producto.

Las personas morenas o de tez oscura no necesitan proteger su piel del sol. La piel oscura sufre los mismos efectos nocivos de los rayos ultravioleta que la piel clara. Aunque no sufra quemaduras con tanta facilidad, necesita protección solar para evitar el envejecimiento prematuro y la aparición de manchas.

Solo debería usar productos hipoalergénicos o con algún tipo de proclama. Aunque se realizan estudios para sustentar que el producto puede disminuir la probabilidad de una reacción no deseada, no existe ningún producto cosmético, alimento o de otros sectores del que se pueda asegurar que no va a provocar una alergia ya que esto depende también de las condiciones únicas de cada persona; aunque son muy pocos los casos en los que sucede, la principal recomendación para evitar este tipo de situaciones es conocer su tipo de piel, antecedentes familiares y prestar atención a los ingredientes listados en las etiquetas, instrucciones o restricciones de uso.

Usar tintes para el cabello es perjudicial para la salud. El uso de estos productos debe hacerse siguiendo de manera rigurosa las instrucciones de uso que se incluyen de manera obligatoria en las etiquetas; recuerde asegurarse de adquirir estos productos en establecimientos de confianza, utilizar los elementos de protección que vienen con el producto o que se indican en las instrucciones de uso. Además, si el producto está destinado a uso profesional, únicamente una persona con el entrenamiento adecuado debe hacer la aplicación del mismo.

Hay productos cosméticos que son naturales y otros que son productos químicos. Generalmente se cree que los productos “naturales” generan menos alergias. Todos los productos cosméticos contienen ingredientes de origen natural (vegetal, mineral, animal) o sintético (sustancias que se producen en laboratorio y que son consideradas como componentes químicos), no obstante, muchos de estos ingredientes podrían generar reacciones alérgicas, independiente que sean de origen natural o sintético.

Mito verdadero:

Los jóvenes tienen que usar productos para el cuidado de la piel. Generalmente, como la piel joven se ve muy bien naturalmente, pareciera que no hay mucho por hacer, pero en realidad, este es el momento para instaurar buenos hábitos de cuidado diario como, el uso de protector solar, la limpieza (mañana y noche), así como la hidratación.

Al seguir estas recomendaciones de expertos, disminuye la desinformación que se difunde a través de las redes sociales, voz a voz, o sitios web, y garantiza el buen uso de los cosméticos que son aliados para la higiene y bienestar en el día a día de las personas.

Comments