• Juan K LiBre

Bogotá se moviliza con responsabilidad reduciremos el impacto ambiental durante nuestra reactivación

* La recuperación económica debe ser efectiva, saludable y responsable frente a la crisis climática. Tenemos que trabajar juntos para que el impacto en nuestros recursos, incluida la calidad del aire, sea el menor posible.

* Bogotá será una ciudad inteligente en la medida en que nos movilizamos de manera sostenible, desarrollamos una oferta de empleos verdes y avanzamos en la reconversión tecnológica de las industrias y del sector transportador.

* Conscientes de que necesitamos espacios verdes, la apertura de humedales, aulas ambientales y senderos de la ciudad se hará de manera progresiva y siguiendo protocolos estrictos de bioseguridad. 

* La autoridad ambiental realizará controles y operativos a las fuentes fijas y móviles para mitigar el impacto ambiental que la reactivación pueda generar.


Después de haber adoptado medidas restrictivas durante cinco meses para hacerle frente a la pandemia, nos preparamos para volver a las labores de manera progresiva, con protocolos de prevención, cuidado personal y cultura social y ambiental. Es un paso que como ciudad debemos dar, pero desde la Administración Distrital hacemos un llamado a hacerlo responsablemente y con el menor impacto posible en nuestro ambiente.


La recuperación social y económica puede generar efectos negativos sobre el ambiente y agravar las problemáticas que hoy se vienen presentando a nivel mundial, como la crisis climática. La invitación de la Administración de la alcaldesa Claudia López es a emprender una activación progresiva y de manera responsable, que no ponga en riesgo la salud, el bienestar y el medio ambiente.


"Hay nuevos retos por venir. Para superar esta crisis debemos pensar a corto y mediano plazo en acciones respetuosas con el ambiente, por lo que cualquier estrategia para asegurar la recuperación económica después del aislamiento no debe afectar de manera dramática el medio ambiente, para, entre otras cosas, continuar gozando de una calidad del aire en óptimas condiciones. En esta reactivación debemos pensar de qué manera nos movilizamos, cómo gastamos energía, si utilizamos el transporte particular o público, teniendo en cuenta la bioseguridad y la hermosa oportunidad para minimizar nuestra huella ecológica. Desde la Secretaría de Ambiente vamos a maximizar la oferta de espacios verdes, aulas ambientales, humedales y zonas verdes para que los bogotanos y bogotanas podamos salir a disfrutar de la ciudad al aire libre, donde hay menos riesgo de contagio y una oportunidad para acercarnos a la naturaleza", afirmó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.


Reactivación debe ir de la mano con el cambio de hábitos


Además de las consecuencias de la emergencia sanitaria por la COVID-19, el cambio climático es otro de los factores que más dudas ha generado durante los últimos tiempos. Los retos ambientales exigen un compromiso adicional de los gobiernos y ciudadanos, que lleven a la creación de políticas y cambio de hábitos que ayuden a aminorar los efectos que trae la crisis climática.


No tomar las medidas adecuadas y unos planes sostenibles a mediano plazo generarían un impacto negativo sobre el ambiente, lo que traería efectos nocivos para la salud de las personas y la biodiversidad en la ciudad.


Activación debe ser sostenible con el ambiente


La Secretaría de Ambiente realiza los procesos necesarios para el cumplimiento de las normas ambientales en cuanto a calidad del aire; además, incluye evaluación, control y seguimiento sobre factores de deterioro ambiental dentro del perímetro urbano para las fuentes móviles y fijas.


La autoridad ambiental realizará acciones y operativos de prevención y control de la contaminación atmosférica generada por fuentes móviles y fijas de emisión (por combustión o por proceso) en los sectores industriales, comerciales y de servicio, que puedan incidir sobre la calidad de aire.


Así mismo, movilizarse de manera sostenible garantiza una mejor calidad del aire y una ciudad con menos emisiones atmosféricas. Bogotá se sabe mover utilizando medios de transportes alternativos al vehículo particular, como la bicicleta, caminar, patinetas o en el transporte público, con medidas de bioseguridad.


La Administración trabaja de manera articulada para ayudar a los empresarios y transportadores de carga a que realicen una transición a tecnologías limpias. Además, la implementación de procesos que permitan el cuidado del recurso hídrico en todos los sectores de la ciudad (hogares, industria y comercio).


Impulsar e incentivar las buenas prácticas agropecuarias, las compras y consumo sostenibles harán de Bogotá y Cundinamarca una región inteligente, ética y solidaria. Estos nuevos comportamientos permitirán adaptarnos a la nueva realidad y enfrentar la crisis climática. Asimismo, todos los ciudadanos debemos adoptar hábitos para el cuidado del ambiente acústico y la conservación de la audición, y así tener una ciudad más tranquila.


Utilizar un volumen adecuado en los aparatos electrónicos, hablar en tonos moderados en espacios públicos, reducir el uso del vehículo y, de utilizarlo, realizar una ecoconducción, permitirá mejorar la calidad del ambiente y de la vida.


Escenarios ambientales se habilitarán de manera progresiva


La Administración Distrital habilitará en primera instancia tres escenarios ambientales para contribuir al buen estado anímico de las personas, de la mano con la biodiversidad. Estas actividades se reanudarán bajo el estricto cumplimiento de los protocolos de bioseguridad; además de la corresponsabilidad de los ciudadanos.


La Secretaría pondrá a disposición, con estrictas medidas de bioseguridad, recorridos en los humedales: La Vaca, en Kennedy; La Conejera, en Suba; y Santa María del Lago, en Engativá. El objetivo es que los ciudadanos vuelvan a tener el contacto con estos paraísos ambientales y generen conexión entre la ciudad y sus áreas más biodiversas. Los demás escenarios ambientales administrados por la Secretaría de Ambiente se irán habilitando paulatinamente, según la evolución de la pandemia, el compromiso y cultura ciudadana.


Bogotá se sabe mover con la disposición adecuada de residuos


Mantener calles, andenes, escenarios ambientales y el espacio público limpio es una tarea de corresponsabilidad. Una adecuada disposición de residuos como guantes, tapabocas, frascos de alcohol y antibacterial, entre otros, ayudarán para que las fuentes hídricas, ríos y quebradas estén libres de contaminación.


Como consecuencia de la emergencia sanitaria, estos elementos ya no son de uso exclusivo de clínicas y hospitales; por tal motivo se deben disponer de manera correcta para cuidar la salud y el ambiente.


Con estas recomendaciones buscamos conservar los recursos naturales, encontrar la justicia ambiental y proteger la salud de todas las personas. #BogotáSeSabeMover.