• EL ENFOQUE

Aprende a no desperdiciar la comida y preservar mejor los alimentos

En la actualidad se estima que un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician.  Por esto, Tupperware ha desarrollado varios productos que permiten aumentar el tiempo de conservación de los alimentos para evitar que se dañen rápidamente y prevenir que esta comida sea desperdiciada.

De acuerdo a datos oficiales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los alimentos que más se desperdician son las frutas y verduras porque permanecen mucho tiempo sin ser usados o guardados de forma incorrecta para su conservación. Aproximadamente 1.300 millones de toneladas de comida se pierden al año.

La conservación de los alimentos va más allá de mantenerlos refrigerados, también se deben guardar correctamente. Aunque el frío de la nevera retrasa la aparición de microorganismos, como hongos, no evitan su surgimiento.


Tupperware  tiene la Fresquita, que es un producto  ideal para conservar vegetales de tallo largo por mucho más tiempo porque cuenta con una rejilla especial que separa el agua que desprenden los alimentos y así evitar su descomposición rápida. A la vez que permite la circulación de aire dentro del recipiente, es ideal para conservar el perejil, cilantro, apio, acelgas, espinacas, y la cebolla de tallo largo, entre otros vegetales.


El queso por ejemplo, es uno de los alimentos que requieren refrigeración, pero al mismo tiempo que se pueden dañar con mayor facilidad. Tupperware tiene la quesera, un producto muy versátil que sirve para conservar quesos maduros y frescos. Por un lado, tiene en sus bases canales que evitan el derrame del suero que desprenden quesos frescos y por el otro lado, una base plana ideal para los quesos maduros y para utilizar como bandeja.


Hoy en día hay muchas formas para evitar que la comida sea desperdiciada,  se calcula que un millón trecientas toneladas de comida se desperdician anualmente en el mundo. Reciclar la comida para usar en otras preparaciones, compartir con las personas que no tienen forma de conseguir alimentos y no comprar cantidades tan grandes para evitar que se dañe más rápido son algunos de los tips básicos para evitar que siga aumentando la cifra de desperdicio de comida.