• Juan K LiBre

5 usos de los códigos QR

Desde que la pandemia por el COVID-19 ha hecho que el mundo entero deba seguir lineamientos estrictos de distanciamiento social, poder realizar distintas actividades sin contacto se ha vuelto indispensable. Es por eso que los códigos QR, aunque no se inventaron recientemente, han ganado relevancia y aplicabilidad en el último año.


Un código QR, o de respuesta rápida, es un código de barras bidimensional cuadrada que puede almacenar datos codificados. Puede ser escaneado a través de la cámara de un celular o tablet, o usando una aplicación de terceros. A continuación se listan algunos de sus usos más frecuentes:

5 usos de los códigos QR

Pagar facturas o transferir dinero

Pagar o hacer transferencias con código QR es simple, ágil y mucho más seguro que una transferencia “tradicional”, usualmente solo basta con que la persona a la que se le va a hacer la transferencia comparta el código con la información de su cuenta. Con este mecanismo también es posible pagar en muchos establecimientos como restaurantes, tiendas, estaciones de gasolina e incluso algunos medios de transporte público.


Consultar información

Ya sea el menú de un restaurante, una página web o un PDF, los códigos QR pueden redirigir a cualquier URL con información de fácil acceso. Esto es mucho menos dispendioso que teclear toda la dirección web.


Conectarse a una red Wifi

Escribir manualmente la contraseña del Wi-Fi - usualmente larga y complicada - es cosa del pasado. Los códigos QR permiten que los dispositivos móviles se conecten a la red en segundos.


Validar entregas de productos

Para confirmar que un producto ha llegado a su destinatario de forma exitosa, en el software de monitoreo de entregas, LastMile by Beetrack, por ejemplo el repartidor o domiciliario genera un código QR en su pantalla, el cual debe ser escaneado por el cliente con la cámara de su celular. Ese código dirigirá al cliente a una página web en dónde podrá registrar su firma virtualmente y al enviarla, recibirá un código de 4 dígitos que debe comunicar al repartidor.


Ingresar a un evento

Los códigos QR utilizados para este fin se escanean a través de una máquina, son difíciles de clonar pues pueden estar atados a los datos del comprador y usualmente no se pueden usar más de una vez.